Un sismo de hasta 8.2 podría romper en la brecha de Guerrero impactando la capital del país.

Un sismo de hasta 8.2 podría romper en la brecha de Guerrero impactando la capital del país.

2/25/2019

Un sismo de hasta 8.2 podría romper en la brecha de Guerrero impactando la capital del país.

Ads
Un sismo de hasta 8.2 podría romper en la brecha de Guerrero impactando la capital del país.
El próximo gran terremoto: ¿Qué tan vulnerables somos?

Un sismo de hasta 8.2 podría romper en la brecha de Guerrero impactando la capital del país con ondas sísmicas dos o tres veces superiores a las de 1985
El 4 de noviembre de 1799, Alexander Von Humboldt fue sorprendido por una fuerte sacudida de tierra. El explorador se encontraba recostado en su hamaca en Cumaná, en la costa de lo que hoy es Venezuela, cuando la gente comenzó a correr despavorida. La ocasión era única para el científico quien, con cabeza fría, sacó su instrumental y comenzó a medir la onda sísmica.




La sorpresa que experimentó quedó registrada en su diario: “Por primera vez debemos desconfiar de un suelo en el que durante tanto tiempo hemos plantado nuestros pies con confianza”.
Poco más de dos siglos después, el mismo escepticismo mueve el trabajo de sismólogos como Víctor Cruz Atienza, investigador del Instituto de Geofísica, quien junto con su equipo de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), y en mancuerna con el gobierno japonés, busca comprender la llamada brecha de Guerrero, en México, una región en la costa del Pacífico donde se podría esperar que ocurriera un terremoto de mayores proporciones que el de 1985 (magnitud 8.1), el mayor desastre de la historia del país.

Latigazo geológico
La franja de 130 kilómetros se ubica en la Costa Grande de Guerrero, entre Acapulco y Papanoa, ambos poblados fueron epicentros de dos sismos recordados por las catástrofes que ocasionaron: La caída del Ángel de la Independencia en 1957, y el derrumbe de la Universidad Iberoamericana en 1979. Según las estimaciones científicas, el periodo de retorno o de recurrencia de esta región debería de ser entre 30 a 60 años. Es decir, que la energía acumulada se debería liberar —lustros más, lustros menos— en este lapso de tiempo. No obstante, la brecha de Guerrero no ha presentado un sismo significativo desde el 16 de diciembre de 1911 (magnitud 7.5). Es decir, poco más de un siglo en el que, por si no bastara, se ha sumado una franja de 100 kilómetros al sur, rumbo a la frontera con Oaxaca, donde ya han transcurrido 62 años desde el último sismo importante.




De ahí que los especialistas hablen hoy de una amenaza que se extiende 230 kilómetros por la zona de subducción mexicana en la que se podría desatar uno o varios sismos de gran escala. “Es como una liga. Si la estiras y la estiras hasta que ya no aguanta, se rompe. Me da un latigazo por la elasticidad (…). Ocurre exactamente igual en la roca. El continente se deforma y cuando no aguanta más, se desliza y ese movimiento brusco de la falla geológica es el que genera las ondas sísmicas”, dice Cruz Atienza.

La comprensión del peligro sísmico de la Ciudad de México se ha basado en duras lecciones. Si bien el sismo de 1957 (magnitud 7.8) representó el nacimiento de la ingeniería sísmica en el país y la creación de los primeros reglamentos de construcción, y el de 1979 (Magnitud 7.6) la adaptación de éstos a los nuevos parámetros, no fue hasta 1985 cuando se comprendió la vulnerabilidad que padecía la megaurbe. “Entonces se conoció la amenaza sísmica en su verdadera dimensión (…). Los expertos no sabían que tan fuertes podrían ser las sacudidas en la Ciudad de México porque no había registro histórico, no había un antecedente para poder advertirlo”, dice el investigador nombrado uno de los mejores científicos del mundo por la revista Nature en 2017.





Ads
bm

Blog personal donde compartiré los mejores videos y noticias del mundo actual.

loading...

Recibe contenido actualizado

Suscríbete y recibe el contenido de mi blog actualizado a tu Email Diariamente

Al ingresar tu Email, estas aceptando nuestra Política de Privacidad
Copyright © 2019 CLIMA SEVERO MUNDIAL Todos los derechos Reservados.