Investigador predice que abra un Fuerte terremoto en los próximos dias.

El 30 de noviembre, un fuerte terremoto de 7 grados en la escala de Richter sacudió Anchorage, la ciudad más grande de Alaska con una población de casi 300.000 habitantes. Como explicó el alcalde de Anchorage, Ethan Berkowitz, su intensidad fue superada solo por el terremoto de magnitud 9.2 de 1964, que fue el más fuerte en la historia registrada de los Estados Unidos.

El temblor del 30 de noviembre destruyó carreteras, edificios y demás infraestructuras, y dejó sin suministro eléctrico muchas zonas, pero por suerte no hubo ni muertes ni heridos graves.

Los funcionarios permanecen en alerta porque ha habido cientos de réplicas.

El sismo fue precedido por lo que los sismólogos describieron como una misteriosa ola sísmica global de baja frecuencia el 11 de noviembre.

Los científicos aún no han sido capaces de encontrar una explicación a la misteriosa onda sísmica, pero al parecer tendría relación con una alineación potencialmente catastrófica de Mercurio, Venus, la Tierra, Marte y Júpiter.

O por lo menos esto es lo que cree un investigador independiente llamado Frank Hoogerbeets, quien predijo el terremoto de Alaska pocas horas antes de que ocurriera.

Hoogerbeets, es el fundador de Ditrianum, una organización sin fines de lucro con sede en los Países Bajos, que se centra en relacionar la actividad sísmica con la geometría planetaria utilizando el Índice de Geometría del Sistema Solar (SSGI).

Y lo peor de todo es que el 21 de diciembre de 2018 podría haber un megaterremoto apocalíptico.

Predicción cumplida

Frank Hoogerbeets recientemente predijo que un fuerte terremoto sacudiría nuestro planeta en la primera semana de diciembre. Curiosamente, pocas horas después ocurrió el terremoto de 7 grados en Alaska.

 Según Hoogerbeets, ahora está ocurriendo una rara alineación planetaria en el sistema solar, y los temblores son el resultado de la fuerza gravitatoria ejercida por Venus, Urano, Neptuno y Marte en la Tierra.

“Se espera que los disturbios sísmicos continúen en los próximos días, posiblemente alcanzando una magnitud máxima de 6 a 7 grados en la escala de Richter”, escribió Hoogerbeets en su sitio web. “A lo largo de la semana no será mucho mejor. Especialmente desde el 7 al 10 puede ser sumamente crítico con el potencial de un terremoto de magnitud 8 o superior.”


Hoogerbeets sostiene que mediante una tecnología avanzada denominada Índice de geometría del sistema solar (SSGI) puede predecir posibles terremotos. Este avanzado sistema analiza las posiciones geométricas de varios planetas, el Sol y la Luna para predecir los movimientos sísmicos. Pero al parecer, esto es el preludio de un megaterremoto durante el periodo navideño.


El investigador afirma que la configuración planetaria más crítica ocurrirá entre el 21 y el 25 de diciembre, y durante estos días hay bastantes posibilidades de ocurra un megaterremoto, de magnitud de 8 o superior.

Hoogerbeets también instó a las personas a considerar esta advertencia muy seriamente, ya que el mundo entero estará preparando la Navidad en estos días.


Los científicos confirman la teoría de Hoogerbeets

A pesar de todas las predicciones correctas de Hoogerbeets, la comunidad científica continúa sin considerar la posibilidad de que las alineaciones planetarias influyan en los terremotos.

Según los expertos en geología, es prácticamente imposible predecir los terremotos con precisión.

Aunque parece que este punto de vista escéptico está cambiando. Ya sea casualidad o no, un equipo de científicos de la India ha publicado un nuevo estudio que dice que un terremoto de magnitud 8.5 o superior sacudirá el Himalaya central (que va desde Uttarakhand hasta el oeste de Nepal) en cualquier momento.


Pero a diferencia de Hoogerbeets, los investigadores, dirigidos por el reconocido sismólogo C. P. Rajendran del Centro Jawaharlal Nehru de Investigaciones Científicas Avanzadas (JNCARS) de Bangalore, han basado su estudio en datos geológicos y mapas publicados por el Servicio Geológico de la India y Google Earth, así como imágenes del satélite Cartosat-1 de la Agencia India de Investigación Espacial (ISRO, por sus siglas en ingles), o por lo menos eso dicen.

Por otra parte, algunos teóricos de la conspiración están convencidos de que este aumento en las actividades sísmicas se debe a la llegada de Nibiru, el supuesto “planeta asesino” que se encontraría oculto en algún lugar de nuestro sistema solar. Según estos creyentes del apocalipsis, el también llamado Planeta X llegará a la Tierra en un futuro próximo provocando la destrucción de nuestro planeta.

¿Hay alguna relación entre la rara alineación planetaria en el sistema solar con el terremoto de Alaska? ¿Estas navidades habrá un megaterremoto que se sentirá en todo el mundo?