Hallan un planeta afuera de nuestro sistema solar.



Los cometas no son los únicos objetos cósmicos que pueden tener una cola.

Según un nuevo estudio, un planeta fuera de nuestro sistema solar parece haber perdido su atmósfera y ahora cuenta con una cola de partículas de helio, como un cometa, impulsada por la radiación de su estrella.

Los investigadores dicen que los hallazgos podrían ayudar a explicar cómo los planetas gaseosos pierden sus atmósferas con el tiempo para convertirse en mundos rocosos similares a Venus o la Tierra.

En el nuevo estudio, los investigadores que utilizaron el instrumento CARMENES en el telescopio de 3.5 metros del Observatorio de Calar Alto en Almería, España identificaron un total de cinco exoplanetas que parecen tener una "envoltura" de helio.

Un planeta, sin embargo, conocido como WASP-69b, parece estar dejando atrás gran parte de este gas a su paso.

Los investigadores observaron el planeta durante un tránsito, cuando pasa por delante de su estrella, y dicen que parte de la luz parece ser absorbida por una característica inusual.

"Observamos una atenuación más fuerte y duradera de la luz de las estrellas en una región del espectro donde el gas helio absorbe luz", dice Lisa Nortmann, investigadora del IAC y autora principal del artículo publicado hoy en la revista Science.

"La mayor duración de esta absorción nos permite inferir la presencia de una cola".

Según el equipo, el helio se está quedando detrás de WASP-69b como resultado de la radiación ultravioleta de la estrella anfitriona.

Tres de los otros planetas tenían exoesferas de helio, aunque las características no eran tan extensas como los científicos esperaban.

Y un planeta, un Júpiter caliente llamado HD 189733b, parece tener una envoltura de helio más compacta que no tiene cola.

Un análisis adicional que utiliza datos de la Misión de rayos X de espejo múltiple de la ESA (XMM-Newton) sugiere que el helio se puede detectar en los planetas que reciben la mayor cantidad de rayos X y radiación ultravioleta de sus estrellas.

"Este es un primer gran paso para descubrir cómo evolucionan las atmósferas de exoplanetas a lo largo del tiempo y de qué podría derivar la distribución de masas y radios de la población observada de planetas de super-tierra y mini-Neptuno", dice Enric Pallé, investigador de IAC -Autor de la publicación.