¿Qué pasaría si la Tierra girara hacia el otro lado?



¿Qué pasaría si la Tierra girara hacia el otro lado?
Si la Tierra girara hacia el otro lado, no sólo cambiaría la dirección del amanecer y anochecer; podría cambiar la historia como la conocemos (VideoBlocks)


El hecho de que la Tierra gira de oeste a este ha jugado un papel importante en el desarrollo de nuestra historia, aunque nosotros no nos percatemos de este movimiento.

La tierra se “bambolea” por Calentamiento Global

La Tierra está girando a una velocidad de 1600 kilómetros por hora.

 Por esta razón, también nuestros cuerpos se están desplazando de oeste a este a una gran velocidad.


Si el planeta girara hacia el otro lado en un cambio repentino en la actualidad, sería altamente probable que todos muriéramos aplastados contra algún muro.

Sin embargo, si la Tierra estuviera girando en dirección opuesta desde sus orígenes, los cambios que habría serían mucho menos violentos, aunque igual de impactantes.

 El clima sería muy distinto, tanto que muy probablemente habría cambiado el curso de la historia.

El amanecer y el atardecer cambiarían de dirección, así como el movimiento de todas las cosas en el planeta.

 Huracanes, vientos y corrientes marinas cambiarían debido al efecto Coriolis, donde la trayectoria de algo que se mueve sobre otro objeto giratorio se curva.

El efecto Coriolis determina la trayectoria de los vientos y corrientes marítimas hacia el norte y en dirección de las manecillas del reloj (Wikimedia Commons)
El efecto Coriolis determina la trayectoria de los vientos y corrientes marítimas hacia el norte y en dirección de las manecillas del reloj, mientras que el movimiento hacia el sur del ecuador es contrario a las manecillas.

(Wikimedia Commons)
El efecto Coriolis determina la trayectoria de los vientos y corrientes marítimas hacia el norte y en dirección de las manecillas del reloj (Wikimedia Commons)

El giro de la Tierra en la dirección actual hace que los vientos y el agua fluyan hacia el norte desde el ecuador, tras lo cual realizan una gran curva en la dirección de las manecillas del reloj, generando una corriente climática específica.

Así, la corriente del Golfo lleva agua caliente hasta el Atlántico nororiental y las denominadas corrientes de chorro transportan agua, en forma de nubes, desde Canadá hasta el Reino Unido.

El 'jet-stream' transporta agua en forma de nubes a través de vientos desde Canadá hasta el norte de Europa (Wikimedia Commons)
El ‘jet-stream’ transporta agua en forma de nubes a través de vientos desde Canadá hasta el norte de Europa (Wikimedia Commons)
El 'jet-stream' transporta agua en forma de nubes a través de vientos desde Canadá hasta el norte de Europa.