FOTOS: california esta viviendo un infierno.

Al menos 26 personas han muerto por los incendios que ya han arrasado decenas de miles de hectáreas en el norte y el sur de California, donde probablemente los fuertes vientos aviven las llamas, indicaron las autoridades el domingo.

Más de 250.000 personas han sido llamadas a evacuar en una vasta región en el condado de Butte, en la Sierra Nevada al norte de Sacramento, capital de este estado de la costa oeste de Estados Unidos, donde se localizan los peores incendios, entre ellos el “Camp Fire”, que ya se ha cobrado la vida de 23 personas.

En el sur, el “Woosley Fire” afecta a los condados de Ventura -donde se ubica la ciudad de Malibú, hogar de varias estrellas de Hollywood- y la de Los Ángeles.

Las autoridades anunciaron el domingo dos muertos hallados en un vehículo en un camino privado, víctimas de “Woolsey Fire”.

Y un periodista de la AFP vio el domingo como las autoridades transportaban un cuerpo en una bolsa mortuoria azul cerca de Paradise, en el condado de Butte, por lo que el número de muertos sería de al menos 26.

Los bomberos que luchan en el sur contra “Woolsey Fire” “se preparan para la llegada de los peligrosos vientos de Santa Ana (secos y cálidos provenientes de tierra adentro) que podrían extender las llamas”, advirtieron las autoridades en un comunicado.

“Hoy tenemos más de 8.000 bomberos federales, estatales y locales en las líneas del frente”, dijo Scott Jalbert, responsable de los bomberos de California (CalFire), en una conferencia de prensa. “Desafortunadamente, con estos vientos, no ha terminado, así que tengan cuidado”, agregó.

El más destructor

Alimentado por los fuertes vientos, el “Camp Fire” se ha convertido en el incendio más destructor jamás registrado en California, con más de 67.000 inmuebles destrozados, entre ellos un hospital, en Paradise, una ciudad de 27.000 habitantes al norte de Sacramento.

El incendio ha arrasado desde el jueves 45.000 hectáreas, en tanto solo se ha podido contener un 25%, informó Cal Fire, que estimó que se necesitarán tres semanas para controlar totalmente el avance de las llamas.

Pese a que aún no se ha establecido oficialmente la causa del incendio, los responsables del suministro eléctrico local informaron a las autoridades estatales que se produjo un corte de luz cerca del lugar donde se originó el fuego, informó el diario local Sacramento Bee.

Tras el paso de las llamas, las escenas eran desoladoras. Autos y casas quedaron reducidos a carcasas y escombros humeantes. Las calles quedaron sepultadas en el gris de las cenizas.

Las autoridades advirtieron que la propagación de incendios fue más rápidaque en el pasado.

“Hace diez o veinte años, te quedabas en tu casa cuando había un incendio y eras capaz de protegerte“, explicó a la prensa el jefe de bomberos del condado de Ventura, Mark Lawrenson.

Pero “las cosas no son lo que eran. La tasa de propagación es exponencialmente mayor de lo que era, por favor, consideren las órdenes de evacuación, no se queden en casa”, dijo.

Gracias a la orden de evacuación de 52.000 personas en el área, la mayoría de los habitantes logró huir del peligro a tiempo.

El gobernador electo Gavin Newson declaró el estado de emergencia para brindar asistencia a las zonas más afectadas.

Críticas de Trump

El presidente Donald Trump, que se encuentra en Francia para conmemorar el fin de la Primera Guerra Mundial, acusó a las autoridades locales de una mala gestión forestal que propicia los incendios.

“No hay motivo para estos incendios masivos y mortales en California, excepto que la gestión forestal es muy mala“, escribió en Twitter el sábado.

“Cada año se otorgan miles de millones de dólares, con tantas vidas perdidas, todo por el pésimo manejo forestal. Pongan remedio a eso o no habrá más dinero federal”, amenazó.

Posteriormente, el presidente mostró más empatía al tuitear: “Nuestros corazones están con quienes luchan contra los incendios“, así como con los evacuados y las familias de las víctimas. Pero el domingo volvió a la carga cuando escribió: “¡Con un manejo adecuado del bosque, podemos detener la devastación que constantemente golpea a California. ¡Sea inteligente!”

Brian Rice, titular de la entidad Bomberos Profesionales de California, calificó esos comentarios de “desinformados, inoportunos y humillantes para aquellos que están sufriendo, así como para los hombres y mujeres que están en las líneas” de combate al fuego. Agregó que las afirmaciones del mandatario sobre una mala gestión forestal “son peligrosamente erróneas”.

El sur de California sufre otros dos incendios, uno de ellos en el condado de Ventura, cerca de Thousand Oaks, donde un exsoldado abrió fuego en un bar el miércoles dejando 12 muertos antes de suicidarse.