ALERTAS: Estados unidos emite alerta por consumo de lechuga romana.

Estados unidos emite alerta por consumo de lechuga romana.

La lechuga romana no es apta para el consumo en EE UU
El Centro para el Control de las Enfermedades emite una alerta para que nadie coma en casa, sirva en restaurantes o venda en tiendas esta variedad de verdura
 
Lechuga romana en un supermercado el pasado mes de mayo.
Lechuga romana en un supermercado el pasado mes de mayo.


A dos días de la cena de Acción de Gracias, el Centro de Prevención de Enfermedades (CDC, siglas en inglés) ha lanzado una alerta tajante: los estadounidenses no deberían de comer la variedad de lechuga conocida como romana. Si la tienen en casa, tírenla. Lo mismo deben de hacer restaurantes y tiendas: ni servirla ni venderla. La alerta se produce después de que 32 personas en 11 Estados se hayan infectado por el peligroso brote de E. Coli. La enfermedad comenzó en octubre y ha mantenido hospitalizadas a 13 personas, incluida una con un fallo renal, según el CDC. Hasta el momento no se ha informado sobre ninguna muerte. Desde entonces hasta ahora tampoco se había ordenado ninguna retirada del alimento.


EL CDC recomienda no solo no comer la lechuga romana, sino cualquier otra mezcla de ensalada que contenga ese tipo de vegetal. Se recomienda que se limpien a fondo las neveras donde ha estado almacenada. “Deben tirarla”, ordena el CDC, “incluso aunque la hayan comido y no hayan enfermado”.

El CDC quiere dejar claro que no está diciendo que todas las lechugas de la variedad romana estén contaminadas con la bacteria E. Coli, pero debido a que los investigadores no conocen ni dónde se ha originado el brote, ni cuándo ni cómo, se hace necesario que los millones de personas que la han podido comer recientemente lo tengan en cuenta y no la coman más.


Los síntomas de E. Coli comienzan en promedio de tres a cuatro días después de consumir la bacteria. Incluyen calambres estomacales severos, diarrea y vómitos. La mayoría de las personas se recupera en cinco o siete días.

Sin embargo, algunas personas pueden desarrollar un tipo de insuficiencia renal llamada síndrome urémico hemolítico, que puede ser potencialmente mortal, aunque la mayoría de las personas se recupera en unas pocas semanas.


El último brote de lechuga romana contaminada se produjo entre marzo y junio de este año, cuando murieron cinco personas a causa del brote de E. Coli vinculado a la lechuga cultivada en la región de Yuma, Arizona.

Según el CDC, la cepa de E. Coli tiene “la misma huella de ADN” que el brote que se produzco en mezcla de ensaladas en Estados Unidos y Canadá el año pasado. Entonces murió una persona y 25 resultaron infectadas en 15 Estados.