Queman vivos a dos hombres en Acatlán por robo de niños y venta de sus organos


Dos sujetos que presuntamente se habían robado a dos niños en Acatlán de Osorio fueron quemados vivos.




Los occisos fueron identificados como Alberto Flores Morales, de 53 años de edad y Ricardo Flores Rodríguez, de 22 años de edad.
Fuentes policiacas explicaron que los sujetos llegaron a la comunidad de San Vicente Boquerón a bordo de una camioneta.
La gente los señaló por robarse al menos a dos menores de edad y aunque la Policía Municipal los resguardó en la presidencia, la gente se enardeció y se los arrebató.
Luego de golpearlos y amarrarlos, les rociaron gasolina y les prendieron fuego aún estando vivos.
Los hombres murieron de forma inmediata y las autoridades municipales no lograron intervenir.




La Secretaría de Seguridad Pública del Estado (SSP) informó que investigará el horario de los hechos ya que las autoridades municipales no informaron a tiempo para activar los protocolos.




💠 Pobladores de San Vicente Boquerón, comunidad de de Osorio, detuvieron a dos presuntos secuestradores; posteriormente, los quemaron


💠 La @SSP_Puebla investiga los hechos

Fallaron protocolos

El gobierno de Puebla lamenta los hechos ocurridos la tarde de este miércoles en la localidad de San Vicente Boquerón del municipio de Acatlán de Osorio, donde dos personas perdieron la vida a manos de habitantes, e informa que la autoridad municipal no siguió el protocolo establecido por la administración estatal, ni en tiempo ni en forma, para realizar una actuación correcta.




De acuerdo con el reporte policial, aproximadamente a las 15:30 horas del 29 de agosto, policías municipales rescataron a Alberto N., y Ricardo N., de 53 y 21 años de edad, retenidos en la junta auxiliar, quienes eran acusados de robar niños, entre otras versiones, y que fueron trasladados a la comandancia de la cabecera municipal, en donde se congregaron cerca de 150 pobladores enardecidos que rompieron la puerta y sacaron a los dos individuos, prendiéndoles fuego, así como a la camioneta que conducían.
Cabe destacar que pese al rescate realizado, los elementos no siguieron los protocolos de actuación establecidos; de igual forma, la autoridad municipal nunca envió negociadores para establecer el diálogo con el grupo creciente de personas, y tampoco informó de los hechos en tiempo y forma a la SSP y a la SGG para brindar pronto auxilio.