Cientificos Aseguran Que seguirá Empeorando El Clima En Este 2018 y 2019.

Cientificos Aseguran Que seguirá Empeorando El Clima En Este 2018 y 2019.

7/27/2018

Cientificos Aseguran Que seguirá Empeorando El Clima En Este 2018 y 2019.

Ads
Cientificos Aseguran Que seguirá Empeorando El Clima En Este 2018 y 2019.
¿Seguira empeorando el clima en 2018? Esto es lo que dicen los expertos

El año pasado se desató un clima catastrófico en todo el mundo. A principios de 2017, Australia experimentó uno de los veranos más calurosos registrados en Sydney y Brisbane, seguido de una ola de calor veraniega en el sur de Europa y de incendios forestales provocados por el calor en California.

La temporada de huracanes en el Atlántico fue particularmente activa y se registraron tres poderosos huracanes de categoría 5, Harvey, Irma y María, que causaron muchas víctimas. El coste del daño en todo el continente americano fue de más de 260 mil millones de dólares.

Al mismo tiempo, la temporada del monzón de 2017 provocó lluvias considerables en el subcontinente indio y provocó inundaciones devastadoras en partes de India, Pakistán, Nepal y Bangladesh (uno de los países más vulnerables a las inundaciones en el mundo), causando más de 1.000 muertes.

A fines de 2017, podríamos mirar hacia atrás a las estadísticas y ver que a nivel mundial fue el año más cálido no perteneciente a El Niño registrado. Este fenómeno es la parte cálida del ciclo de Oscilación Meridional de El Niño (ENOS), que afecta las corrientes atmosféricas y oceánicas mundiales y puede crear tormentas y huracanes de gran alcance.

En un mundo que se calienta, ¿qué significa esto y qué podría 2018 suponer para el clima global? ¿Estamos destinados a ver más y más de estos inusuales y catastróficos eventos climáticos? ¿Qué efecto tendrá el calentamiento global en nuestro clima? Y ¿se convertirá esto en la nueva norma?

Observando los hechos

Primero, tenemos que desentrañar la diferencia entre tiempo atmosférico y clima, algo que el presidente Trump parece confundir. En pocas palabras, la diferencia es temporal. El tiempo atmosférico comprende las condiciones en la atmósfera durante un corto período de tiempo. El clima es cómo se comporta la atmósfera durante un período de tiempo más largo. Cuando hablamos de cambio climático, eso generalmente significa cambios en los promedios a largo plazo de los niveles diarios de temperatura y lluvia. De este modo, podemos ver un cambio en el clima promedio o típico durante varios años, y aún así, experimentar extremos en cualquier año.

Recientemente, los científicos han estudiado las influencias naturales o humanas en eventos particulares para comprender el papel que el cambio climático puede tener en eventos climáticos particulares. Esto puede ayudar a apoyar la futura planificación de contingencia regional.

Esto también nos ayuda a comprender el papel que ha desempeñado el cambio climático en eventos pasados ​​como olas de calor, incendios forestales, sequías o inundaciones extremas y algunos de sus impulsores a gran escala como el océano y los patrones atmosféricos de calentamiento y enfriamiento, como El Niño.

Echando la vista atrás, hay muchos factores que controlan el inicio, la propagación y el impacto de un gran evento meteorológico. Pero no todos estos factores son climáticos y muchos se relacionan con asuntos como la urbanización, las intervenciones de ingeniería o los cambios en el uso de la tierra.

Cómo se ve el futuro

Según el Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC), un organismo internacional creado para evaluar la ciencia del cambio climático, podemos seguir esperando un aumento en la temperatura global promedio. Eso significa que experimentaremos años más cálidos en el futuro.

Pero al mismo tiempo, podemos ver cambios en los extremos, que podrían volverse más frecuentes en el caso de altas temperaturas o fuertes lluvias, o menos frecuentes, como un frío extremo. Esto significa que la distribución, ocurrencia y los promedios esperados de nuestro clima (por ejemplo, temperatura y lluvia) durante todo el año pueden cambiar, lo que resulta en años más cálidos en promedio con más días abrasadores y menos gélidos.

Este patrón tiene un vínculo directo con fenómenos como las olas de calor, que son causadas por temperaturas más extremas. Los vínculos con las sequías o los períodos de flujos extremadamente bajos en los ríos son más complejos. Los modelos de circulación global (GCM), una colección de modelos numéricos que proporcionan un análisis tridimensional de las interacciones climáticas globales, como la atmósfera, los océanos, el hielo y la tierra, predicen aumentos de las temperaturas en algunas regiones, como el sur de Europa.

En términos de ciclones tropicales, los efectos del cambio climático en estos fenómenos son un área activa de investigación, debido a que sus procesos son complejos. Por ejemplo, la relación Clausius-Clapeyron, que puede estar relacionada con la capacidad de la atmósfera para transportar vapor de agua, puede tener un impacto en la fuerza y la intensidad de tales tormentas. Esta relación establece que por cada grado de aumento de temperatura, la capacidad de retención de agua de la atmósfera aumenta en un 7%, por lo que en un océano en calentamiento, el aire sobre el agua tiene una capacidad mucho mayor para retener agua y así almacenar más lluvia que puede alimentar tormentas más poderosas.

Pero que se hunda el aire frío de la atmósfera superior puede evitar que las tormentas se levanten. Si esto ocurre con mayor frecuencia con el cambio climático, entonces podemos esperar menos tormentas de ese tipo. Eso significa que en el futuro pueden formarse menos ciclones tropicales, pero los que lo hagan serán más fuertes y más intensos.

Mojado, mojado, mojado

Podemos esperar que un mundo más cálido, también sea un mundo más húmedo. La distribución de la lluvia durante todo el año podría cambiar a medida que experimentamos temporadas más secos y largas, aunque cuando llueve puede producirse en ráfagas intensas. Investigaciones recientes de la Universidad de Newcastle (Reino Unido) analizaron los resultados de las proyecciones climáticas de los GCM a mayor escala y sugieren que podemos esperar lluvias de verano más intensas en el Reino Unido en el futuro.

Las inundaciones causadas por lluvias intensas o fuentes fluviales tienen muchos factores complejos que causan daños en las áreas de captación. Por ejemplo, los cambios en el uso de la tierra (como las prácticas agrícolas intensivas o la deforestación) y el grado de urbanización juegan un papel importante en el riesgo de inundación. Las investigaciones recientes sugieren un aumento en la frecuencia de las inundaciones extremas del río.

Entonces, ¿qué podemos esperar para 2018? Australia ya está experimentando un calor extremo, mientras que la costa este de los Estados Unidos está sufriendo un severo temporal de frío y la costa oeste sufrió desprendimientos de tierra que causaron la muerte de 17 personas. Hasta ahora, 2018 parece haber tomado el relevo de 2017.

Es probable que estos eventos se conviertan en la norma, por lo que los gobiernos deben reconocerlos y comenzar a adaptarse en consecuencia, en lugar de tratarlos como excepciones impactantes. De lo contrario, corremos el riesgo de aumentar la pérdida de vidas y el daño ambiental en el futuro.
Ads
bm

Blog personal donde compartiré los mejores videos y noticias del mundo actual.

loading...

Recibe contenido actualizado

Suscríbete y recibe el contenido de mi blog actualizado a tu Email Diariamente

Al ingresar tu Email, estas aceptando nuestra Política de Privacidad
Copyright © 2019 CLIMA SEVERO MUNDIAL Todos los derechos Reservados.