El vapor del volcán Kilauea evaporó las aguas del Lago Verde, un popular lugar para nadar y que llegó a tener alguna vez cerca de 60 metros de profundidad.

La primera columna de vapor apareció las 10:00 hora local del sábado mientras que la lava llegó al Lago Verde en Kapoho; pero a las 15:00 del mismo día. El Departamento de Bomberos del Condado de Hawái sobrevoló el área y confirmó al Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS) que el lago estaba lleno de lava y el agua ya no estaba.

"No podía creerlo", le dijo Drew Kapp, instructor de geografía del Community College de Hawái, a la estación de televisión local. "Nunca había escuchado que algo así hubiera ocurrido antes", agregó.