El foco del movimiento telúrico se localizó a 26 kilómetros de la ciudad Hull en el condado de Yorkshire y a una profundidad de 2 kilómetros.