Un nuevo estudio publicado recientemente en Science ofrece una explicación de un patrón climático misterioso y, a veces mortal, en el que la corriente en chorro se extiende sobre una región. Se espera que el descubrimiento ayude a predecir los patrones a largo plazo, incluyendo qué áreas pueden ver más sequías o inundaciones.
Al igual que las autopistas, la corriente de aire global que circula por la Tierra, la corriente en chorro, tiene una capacidad, y cuando se supera, se forman bloqueos que son notablemente similares a los atascos. Usando los mismos cálculos matemáticos, los pronosticadores del clima ahora pueden modelarlos a ambos, informan científicos de la Universidad de Chicago en un estudio publicado recientemente en Science. 
La mortal ola de calor europea de 2003, la sequía de 2014 en California y el golpe de la supertormenta Sandy en 2012 que sorprendió a los pronosticadores, todos fueron causados ​​por un fenómeno meteorológico conocido como "bloqueo", en el que la corriente en chorro serpenteaba impidiendo que los sistemas meteorológicos avanzaran hacia el este .
"El bloqueo es notoriamente difícil de predecir, en gran parte porque no había una teoría convincente sobre cuándo se forma y por qué", dijo el autor principal Noboru Nakamura, profesor del Departamento de Ciencias Geofísicas.
Nakamura y Clare SY Huang, PhD'17, estaban estudiando la corriente en chorro, tratando de determinar un conjunto claro de medidas para el bloqueo con el fin de analizar mejor el fenómeno. Una de sus nuevas métricas era un término que medía el meandro de la corriente en chorro. Repasando las matemáticas, Nakamura se dio cuenta de que la ecuación era casi idéntica a la ideada hace décadas por los ingenieros de transporte que intentaban describir los atascos de tráfico.
"Resulta que la corriente en chorro tiene capacidad para 'tráfico meteorológico', así como la autopista tiene capacidad de tráfico, y cuando se supera, el bloqueo se manifiesta como congestión", dijo Huang, que realizó la investigación para su tesis.
Así como el tráfico de automóviles se acumula donde se reduce el límite de velocidad o convergen múltiples carreteras, el bloqueo a menudo ocurre cuando la velocidad del chorro de fondo se ralentiza debido a las montañas y las costas.
El resultado es una teoría simple que no solo reproduce el bloqueo, sino que lo predice, dijo Nakamura, quien llamó a hacer de la conexión interdisciplinaria "uno de los momentos más inesperados, pero esclarecedores en mi carrera de investigación: fue un regalo de Dios".
La explicación podría no mejorar de inmediato las predicciones meteorológicas a corto plazo, dijeron los investigadores, pero sin duda ayudará a predecir los patrones a largo plazo, incluyendo qué áreas pueden sufrir más sequías o inundaciones.