Adolescente Se Contagia De Rara Enfermedad Historica.



Recientemente, en una reunión de la European Society for Pediatric Dermatology realizada en Londres, un equipo de científicos realizaron un impresionante anuncio: hace tres meses una persona de Gales fue diagnosticada con viruela.

El afectado fue un adolescente, quien sufrió diversas lesiones principalmente en sus extremidades. Aunque ahora ya se encuentra curado, los informes han sugerido que la enfermedad inició luego de ser mordido por unos terneros a los que estaba alimentando; según informó BBC News.

El niño fue llevado a un médico, quien pudo ver diversas marcas llenas de pus con picazón. Tanto el médico como el niño quedaron totalmente sorprendidos al identificar que la infección era la «viruela de las vacas».

El virus de la viruela bovina o Coxpox no es peligroso, ni debería causar preocupación. Se trata de una enfermedad que ha estado presente en la historia, y aún existe en la naturaleza, en Europa y Asia; sin embargo no es diagnosticada en seres humanos muy a menudo.

Se sabe que en la localidad de Gales, el último caso conocido ocurrió hace 10 a 15 años. Mayormente se presenta en las personas que ordeñan las vacas a mano o en veterinarios y trabajadores de zoológico; pero no se había expandido más que eso, hasta ahora.

De acuerdo al European Centre for Disease Prevention and Control, la enfermedad suele desaparecer por sí solo en personas con sistemas inmunológicos sanos. Tampoco se tiene conocimiento de contagio entre seres humanos.

Aunque este caso presentado no significa el inicio de una nueva epidemia, los investigadores han advertido que debería vigilarse con mayor detalle, debido a que este tipo de diagnósticos no son muy frecuentes en la actualidad.

A fines del siglo XVIII, Edward Jenner, un médico inglés llamado «el padre de la inmunología», usó el líquido de una lesión de la viruela bovina, para crear la primera vacuna prototípica, que inmunizó a las personas contra la viruela. Debido a esto se considera a Jenner como el fundador de la ciencia de la inmunización,  y se dice que su trabajo «ha salvado más vidas que el trabajo de cualquier otro hombre».

Con respecto a la viruela, el último caso natural se presentó en Somalia en el año 1977; y en 1980, la Organización Mundial de la Salud dio a conocer que se había erradicado oficialmente en la naturaleza.